10 Cómics divertidos que demuestran la diferencia entre vivir con un gato y vivir con un perro

Tener un amigo peludo siempre trae consigo tremenda alegría. Sin embargo, la personalidad, necesidades  y temperamento entre perros y gatos es muy distinta. Lo que hace de la convivencia diaria algo muy especial en cada caso.

1. Los gatos dependen más del olfato para comunicarse

Al ser una especie sociable, los perros dependen en gran medida del lenguaje corporal así cómo de señales faciales para comunicarse con su humano y su entorno.

Mientras que los gatos dependen más de su olfato para comunicarse con otros gatunos y por su puesto con humano. No es culpa de tu gatuno el ser un poquito renuente a tus caricias. Es su genética.

2. Por qué los gatos atacan el arbolito de navidad

Navidad está aquí, acompañada de un enorme árbol repleto de tintineantes luces y adornos por doquier. Una tremenda tentación para tu felino.

Explicado por expertos en conducta animal. Existen dos razones principales por las cuales nuestros felinos atacan al reluciente arbolito de navidad: Curiosidad y territorialidad.

3. Todos calmados ¡por favor! Yo te protejo humano 

Si tú súper perrito, todos los días se sienta frente a la ventana para observar el exterior y a la gente caminar. Lejos de estarlo estimulando de forma positiva le está generando un condicionamiento que va desde la emoción pasando a la frustración y por último al enojo por el hecho de sentir que está atrapado. A esto se le llama frustración de barrera.  Así que mucho ojo aquí.

4. Michis haciendo de las suyas… ¡Karen, despídete del florero de la abuela!

¿Por qué mi michi tira las cosas? Según Amy Shojai, experta certificada en comportamiento animal. Existen varias razones detrás de este comportamiento. 

Amy, menciona que «Los gatos están programados para cazar su comida, por lo que derribar cosas puede ser una manifestación de este instinto» otra de las razones habituales es llamar la atención de su humano. ¿Quién no salta del sillón cuando ve el florero al borde de la mesa?  ¡Exacto tú! Y tú michi lo sabe.

5. Los fuegos artificiales no son para todos

A pesar de que se tiene la creencia de que los gatunos son inmunes a los fuegos artificiales. Esto no es del todo así.  Al igual que un perro los gatos asocian los ruidos fuertes con peligro. Lo que provoca que estén temerosos y estresados.

6. Tricobezoares y esto ¿cómo se pronuncia?

 

Cómo todo en la medicina, tiene su respectivo nombre rimbombante: tricobezoares y bueno es la acumulación excesiva de pelo generalmente en el estómago de tu gato. 

Debido a que a los michis les encanta lamerse para estar siempre limpiecitos. Esto es algo de cuidado. Pues, puede provocar una obstrucción gastrointestinal en tu gatito.

7. Con mi casa NO enano

Tú perruno marca con orina su territorio o zona favorita. Este comportamiento instintivo lo puede realizar varias veces hasta que lo reconoce cómo suyo.

8. Sin apapacho no hay paso

Aunque los gatitos tienen fama de desapegados e independientes. También tienen su corazoncito y una peculiar manera de demostrar su amor.

9. Yumi, yumi el perro snoopy

 

Los perrunos procesan la información visual más rápido que los humanos. No obstante, si a tu perro le gusta ver la televisión, es probable que tenga más que ver con su personalidad y cómo fue criado.

10. Amor de lejitos

Karencita, de mi vida y de mi amor. Te quiero de aquí a la luna que es de queso. Pero sin tanto mimo, ni apapacho.

Si bien un michi y un suave perruno son diferentes en varios aspectos. Hay una cosa que ambos requieren una familia amorosa y cálida. Dispuesta a cuidar y velar por su bienestar.  ¿Qué diferencia agregarías a esta lista?.✋🏼Manifiéstense en los comentarios✋🏼

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.